Cuidados luego de sufrir un esguince

Rate this post

cuidados_esguinceLos esguinces son lesiones que afectan a los ligamentos que rodean a una articulación. Estos se producen cuando ésta es forzada a moverse de manera antinatural, que resulta en el estiramiento o rotura completa o parcial de uno o varios ligamentos. Por lo mismo, un esguince se puede producir en cualquier articulación, pero el más frecuente es el de tobillo en primer lugar, en segundo lugar el de rodillas y, por último en los dedos de las manos.

Tipos de esguinces

Existen tres categorías o niveles de esguince: grado I, que es cuando el  ligamento se estira, pero no se rompen las fibras, suele ir acompañado de dolor y dificultad para mover y apoyar la articulación. Grado II involucra la rotura parcial del ligamento. Mientras que el grado III es cuando el ligamento se corta por completo, esta lesión puede también afectar el hueso y requiere de tratamiento quirúrgico.

Tratamientos

En lesiones como éstas son claves la rapidez en el diagnóstico y comenzar cuanto antes del tratamiento por dos razones: en primer lugar, después de un par de horas la inflamación puede aumentar dificultando la exploración al tacto y también mediante radiografías, es decir, la hinchazón impedirá la observación del estado de los ligamentos. En segundo lugar, una demora en el comienzo del tratamiento puede conducir a una inestabilidad permanente de la articulación, ya que aunque se trate, las posibilidades de no sanar adecuadamente aumentan con el tiempo.

Dependiendo de la gravedad del esguince el tratamiento va a consistir en reposo, aplicación de hielo, para combatir el dolor y la inflamación, además de la elevación de la extremidad dañada, hasta que esté en condiciones de comenzar con la rehabilitación de la articulación. El ejercicio es clave en la recuperación, ya que permitirá recobrar la movilidad y flexibilidad de la articulación.

Aprenda a diferenciar las lesiones que surgen durante la actividad física

Durante el diario vivir, o en momentos de ejercicio o actividad deportiva, es muy recurrente la aparición de lesiones físicas que bien pueden dejar inactivo a un individuo por bastante tiempo, procurando realizar un tratamiento y reposo adecuado.
Varias de estas contusiones son usadas regularmente en nuestro lenguaje. Pero verdaderamente conocemos las diferencias, por ejemplo, entre un esguince y una dislocación. Ahora veremos en qué se diferencian, en estricto rigor, estas lesiones y cómo detectarlas.
Un esguince es una lesión de los ligamentos por distensión, estiramiento excesivo, torsión o rasgadura, acompañada de hematoma e inflamación y bastante dolor. Comúnmente se confunde con la luxación (o dislocación), pero ésta es más severa e involucra el cambio de posición de la articulación y la separación de sus huesos. Tampoco es un desgarro, pues este corresponde a la lesión del tejido muscular.
La fractura, en tanto, es la ruptura de un hueso y requiere cuidado médico de emergencia. Por lo general, se escucha un fuerte sonido al momento de la lesión, como si se quebrara algo.

, , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Alimentos que curan ligamentos y tendones | Sociedad Saludable - enero 26, 2018

    […] Los tendones son cordones resistentes, flexibles de tejido que conectan el músculo al hueso. Los ligamentos son bandas similares que se conectan con el hueso y el cartílago en las articulaciones y órganos. Los tejidos conectivos sanos apoyan su capacidad para moverse, hacer ejercicios y levantar objetos libremente. Tendones y ligamentos pueden ser dañados por el uso excesivo, enfermedades o lesiones – como el esguince. […]

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes