¿Qué es un implante dental?

implante_dental

Ya sea por una enfermedad, accidente u otro motivo, muchas veces necesitamos de la colocación de implantes dentales. Y es que estos aparatos pueden ayudarnos mucho a llevar una vida normal y reemplazar a las piezas dentales originales. Por lo general, los implantes son unas fijaciones de titanio puro que se colocan en el hueso maxilar con el fin de reemplazar piezas perdidas, logrando un mejor aspecto y funcionalidad.

Para que quede bien, tenemos que recurrir a la oseointegración que es un fenómeno biofísico que produce una unión a nivel molecular del titanio con el hueso. Dicha unión se hace tan fuerte que si quisiéramos separar el titanio sería prácticamente imposible. Es bueno saber que los implantes se pueden colocar en jóvenes una vez que está completo su desarrollo, esto es, a partir de los 16 años en las mujeres y 18 en los hombres. En los adultos en tantos, no existen contraindicaciones en cuanto a la edad.

¿Cuáles son las prótesis que se pueden colocar sobre los pacientes?

Habitualmente, existen dos maneras de rehabilitación protésica sobre implantes. La prótesis fija en cerámica, que brinda más estética, comodidad y función; y por otro lado, la prótesis removible, realizada en resina y que es una alternativa más económica al ser un tratamiento sin tanta sofisticación. Los implantes puestos correctamente, garantizan resultados estéticos en la gran mayoría de los casos, muy por sobre la dentadura original que poseía el paciente.

¿Hay riesgos con todo esto? Pues sí. Quizás el más significativo es la pérdida de sensibilidad en la zona inferior del labio, cuando en la intervención se toca o secciona el nervio mentoniano. Esta pérdida de sensibilidad puede ser temporal o permanente. Por lo mismo, cuando se procede a intervenir a una persona para ponerle implantes  hay que tener especial cuidado, aunque deben quedar bien bien puestos desde un principio. Es fundamental que los implantes estén correctamente colocados desde el principio, puesto que cuando se realiza el proceso de oseointegración quedan soldados al hueso, lo que complicaría una rehabilitación y obviamente que los resultados ya no serían los mismos.

Por último, cabe destacar que un implante es muy duradero. Quizás el sustituto artificial tiene una mejor funcionalidad que el mismo órgano original. Un implante que trabaja adecuadamente en la boca, tiene una duración bastante superior a la vida natural que tiene un diente.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes