Conmoción: Golpes en la cabeza en niños

Rate this post

Los traumas en la cabeza son un asunto de extrema relevancia, especialmente cuando hablamos de niños. Mismo los casos más simples – como conmoción laberíntica -, necesitan cuidados y atención de los adultos.

Los golpes en la cabeza pueden traer graves consecuencias para los niños, adolescentes e incluso para los adultos, siendo común en el ambiente escolar, debido a juegos, caídas y prácticas deportivas.

Golpes en la cabeza: traumatismo craneoencefálico

El traumatismo craneoencefálico es una de las causas más comunes de trauma en niños, y en los casos más graves, es responsable de alto índice de internación hospitalaria, con significativa tasa de mortalidad y secuelas.

Se presenta a menudo en la población pediátrica y en la mayoría de los casos es leve, no necesitando exámenes complementarios ni de tratamiento especializado.

El traumatismo craneoencefálico comprende desde las lesiones del cuero cabelludo hasta las de la caja craneal (huesos del cráneo) o de su contenido (el encéfalo).

Cualquier persona que haya sufrido un accidente con trauma en la cabeza, cuello o caída debe considerarse como posible portador de lesión en la columna, hasta que se descarte la lesión.

¿Qué debo hacer después de un trauma?

Aunque el niño parezca recuperado después del trauma o lesión, es importante que lo mantengas en observación, especialmente a la hora del sueño.

Si durante el sueño el niño presenta vómitos, o al llamarlo observa dificultad en despertar y hablar es necesaria la evaluación médica inmediata.

Es muy común que los niños lleguen a los primeros auxilios después de un trauma en la cabeza (leve), con episodios de vómito.

Es importante observar que el trauma esto no significa que haya evolucionado hacia un problema más serio como la hipertensión intracraneal, puede haber ocurrido sólo una conmoción laberíntica.

Diferencias entre hipertensión intracraneal y conmoción laberíntica

Hipertensión intracraneal: es el aumento de presión dentro de la cabeza, y su principal manifestación en la faja pediátrica es la somnolencia persistente, torpor (disminución de la sensibilidad y movimiento) y vómitos.

Conmoción laberíntica: se caracteriza por episodios recurrentes de vómitos asociados a la palidez cutánea y la somnolencia. Después de un breve período de sueño (15 a 30 minutos) los niños y adolescentes presentan comportamiento normal.

 

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes