Tratamiento para cáncer de recto

Rate this post

El intestino grueso está constituido por el colon y el recto. El colon puede ser divido en cuatro partes: colon ascendente, colon transverso, colon descendente, y colon sigmoide.

Las paredes del colon están compuestas por varias capas de tejido. La mayoría de los cánceres de colon se inicia en el revestimiento más interno del intestino y se desarrollan a partir del crecimiento de los pólipos.

El recto es la última parte del intestino grueso, antes del ano, y tiene cerca de 15 cm de largo. El recto superior es la región situada inmediatamente después del colon sigmoide, el recto inferior es la parte final del intestino grueso, ligada al ano.

Cáncer rectal

El cáncer de recto y colon tienen el mismo origen. Por eso, los factores de riesgo son similares, lo que quiere decir que el proceso de surgimiento y desarrollo del cáncer es el mismo.

Sin embargo, la ubicación del recto, insertada en la pelvis ósea, hace que la cirugía del cáncer del recto sea un desafío y un capítulo aparte para el médico especialista.

Otra diferencia fundamental entre el cáncer de recto y del colon es que la recidiva o recurrencia del cáncer después del tratamiento es más frecuente cuando se trata del cáncer de recto. Es precisamente ese el motivo por el cual, en algunos casos de cáncer de localización en el recto, se emplea la radioterapia.

Las técnicas de radioterapia disponibles para tratar tumores de colon y recto son:

  • Radioterapia con Haces Externas.
  • Radioterapia Endocavitaria.
  • La braquiterapia.
  • Radioembolización con Ítrio-90.

Los posibles efectos colaterales de la radioterapia en el tratamiento del cáncer de colon y recto pueden incluir:

  • Irritación de la piel en el área irradiada.
  • Náuseas.
  • Incontinencia intestinal.
  • Irritación de la vejiga.
  • La fatiga.
  • La impotencia.
  • Lesiones cicatrices en el recto, vagina o vejiga dependiendo del área irradiada.
No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes