Dormir poco puede afectar la vida sexual

No importa se tienes una cama americana 1 plazas o box spring, pasar el tiempo ideal en ella es esencial para la salud y, ahora queda confirmado que también hace toda la diferencia en la vida sexual. Estudios demuestran que la falta de sueño interfiere sí en la vida sexual y,  por otro lado, la falta de sexo también afecta negativamente el sueño.

pareja 2

Un estudio publicado recientemente en el periódico científico de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) mostró que las mujeres mayores de 50 años que duermen menos de siete horas por noche son menos propensas a ser sexualmente activas que aquellas que duermen más.

Sin embargo, otro estudio, publicado en el Journal of Sexual Medicine, mostró que hombres con apnea obstructiva del sueño, condición marcada por el ronquido y dificultad al respirar al dormir, tienen menor frecuencia y deseo sexual, en comparación con aquellos sin el problema.

En el primer caso, los investigadores creen que el insomnio y otros trastornos del sueño causados ​​por la menopausia son culpables por las noches mal dormidas y la consiguiente falta de disposición de las mujeres. En los hombres con apnea del sueño, hay una reducción de los niveles reducidos de testosterona y aumento del riesgo de problemas del corazón, que pueden estar asociados a la disfunción eréctil y otras dificultades sexuales.

El sueño regulado contribuye al deseo sexual

La ciencia ha demostrado que es un ciclo vicioso: la falta de sueño perjudica la vida sexual y la falta de sexo afecta el sueño. Un estudio realizado por la Universidad de Michigan en Estados Unidos, analizó la vida sexual de estudiantes universitarios en relaciones estables. Los resultados mostraron que cada hora extra en su cama americana 1 plazas, equivalía a mejores niveles de lubricación vaginal, mayor deseo sexual y mayores posibilidades de que las mujeres se involucrar en relaciones sexuales al día siguiente.

Otros factores como la alimentación, la actividad física y el nivel de estrés también parecieron influenciar el comportamiento y en el deseo sexual,sin embargo  la falta de sueño parece ser la principal responsable de esta categoría.

En otras pesquisas otro factor mostrado fue que las mujeres que duermen más por la noche sienten más deseo al día siguiente. Los especialistas  en terapia de parejas y sexo, explicaron que eso ocurre porque una buena noche de sueño nos deja más relajados y energizados, lo que contribuyen al aumento de la libido.

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes