¿Cuál es la importancia de las vacunas?

importancia_vacunaPor años las vacunas han sido obligatorias, debido a los beneficios para a Salud Pública, la erradicación de ciertas enfermedades peligrosas como el Poliomelitis, Meningitis, Difteria, Sarampión, entre otras. Con todo, aún hay personas que no confían en esta medida y prefieren saltarse este beneficio y dejar a sus hijos sin la protección correspondiente para cada etapa de vida.

La mayoría de las personas que se oponen a la vacunación de sus hijos, lo hace por la naturaleza y cómo funcionan las vacunas. Estas son medicamente creados a partir de agentes infecciosos, aunque manipulados e inactivados para eliminar su capacidad de dañar al organismo, pero manteniendo su capacidad para estimular el sistema inmunológico del cuerpo y crear anticuerpos o defensas, contra aquellos patógenos. Las vacunas se pueden aplicar por medio de una inyección, y también oralmente.

¿Por qué te debes vacunar?
Las vacunas son las encargadas de protegernos de numerosas enfermedades muy graves que afectan sobre todo a los niños y a los adultos mayores. Estas se obtienen inactivando o debilitando el microorganismo que causa la enfermedad, para que cuando se aplique a una persona, el cuerpo produzca defensas contra esa enfermedad.
Principales razones:
- Sin vacunarse se presenta vulnerabilidad a enfermedades como el herpes, la gripe, virus de papiloma humano y hepatitis B.
- Seguridad de las vacunas: las vacunas se encuentran entre los productos más seguros en toda la medicina.
- Las vacunas te protegerán en el futuro: las enfermedades pueden ser mucho más peligrosas en los adolescentes y adultos que en los niños pequeños.
- ¿Quiénes no debería vacunarse? Las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado (debido al SIDA o a ciertos tipos de cáncer, por ejemplo). Necesita hablar con su médico antes de iniciar un proceso de vacunación.

Consecuencias

Las vacunas pueden producir una serie de consecuencias adversas, pero que son esperables y son muy leves, entre ellas se cuentan: fiebre, dolor y enrojecimiento del lugar donde se colocó la inyección. También puede haber personas que sufren de fiebres más altas, pero estas reacciones son muy raras.

Por otro lado, también existe el mito de que no se puede vacunar a niños o adultos mayores que estén enfermos, o que es peligroso colocar más de una vacuna a la vez. La verdad es que el número de vacunas que se coloquen no es importante, ya que el organismo tiene las herramientas para contrarrestar los patógenos que se le inyectan, además hay que considerar que estos están inactivos, por lo que el riesgo es muy bajo.  Si es que el niño está enfermo, será conveniente comunicarlo en el centro médico o en el lugar de vacunación para que el personal de salud evalúe la situación y vea si está en condiciones de recibir la vacuna.

 

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes