En qué consiste una mamografía

Rate this post

mamografiaEs cierto que las mamografías tienen muchos beneficios para la salud de las mujeres, en el sentido que pueden detectar cualquier anomalía, especialmente el cáncer de mama. Sin embargo, no es infalibles, aún existe una tasa del 20% de cánceres de mama que el examen no detecta. Por esta razón, generalmente se necesita más de una para obtener resultados satisfactorios, pero esto significa exponerse doblemente a la radiación.

Por fortuna, gracias al avance de la tecnología se han conseguido imágenes de mejor calidad y también reducir la radiación a la que son expuestas las mujeres al momento de hacerse el examen. Actualmente también existen mamografías digitales, pero están recomendadas para mujeres más jóvenes con mamas más densas. Con todo todavía es el mejor método para la detección temprana del cáncer de seno y gracias a ellas 30% al 40% de las mujeres diagnosticadas de cáncer, logran salvar su vida y sus mamas.

Toda mujer que con 40 años o más debería realizarse una mamografía una vez al año y en caso de tener antecedentes familiares, estos exámenes debieran comenzar a hacerse desde los 30 años aproximadamente.

Detalles de una mamografía

Antes de acudir al examen debes preocuparte de no usar desodorantes, perfumes, cremas o talco en el área de las axilas ni sobre los pechos. Estos elementos pueden alterar el resultado de las imágenes, al mismo tiempo no uses collares ni aros muy largos. Por supuesto, debe avisar al encargado si es que está embarazada o se encuentra amamantando para que tomen los resguardos del caso.

Para sacar la radiografía se deben colocar las mamas en unas placas metálicas que suelen sentirse muy frías. La mama será aprisionada entre las dos placas lo que puede ocasionar un poco de dolor. Pero la presión es importante para sacar imágenes de calidad.

Cáncer de mama: ¿qué síntomas merecen una visita al médico?
Generalmente, la aparición de un bulto en el pecho ha sido el motivo por el que una mujer ha acudido a su médico especialista, con el objetivo de evitar cualquier consecuencia negativa, en caso que se presentase un cáncer de mama. No obstante, no es el único síntoma que advierte sobre la posibilidad de este mal.
Como señales de alerta se pueden considerar la aparición de un nódulo en la mama, dolor en el pecho al palparlo, irregularidades en el contorno, cambio de tamaño de la mama, alteraciones en el pezón (por ejemplo, retracción o hundimiento), aparición de un nódulo o bulto en la axila o alteración de la piel (cambio de color, úlceras, piel de naranja).
Y no es todo. El cansancio o el dolor óseo localizado también se podrían interpretar como un llamado de atención, pero también cabe señalar que algunos de estos síntomas pueden ser debidos a una enfermedad benigna. Por ello, debe ser finalmente el médico quien descarte o confirme el diagnóstico. Siempre es mejor estar atenta a las señales y, por supuesto, prevenir que curar.

 

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes